Cómo el TLCAN y Trump pueden acabar con la economía mexicana

Cómo el TLCAN y Trump pueden acabar con la economía mexicana

Las principales industrias mexicanas se podrían ver afectadas por la modificación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte que Donald Trump planea hacer.

En prácticamente todas las ciudades del mundo se pueden encontrar los dos productos estrella mexicanos: el aguacate y el tequila. Uno es el destilado de agave más conocido, mientras que el otro, el aguacate, es un producto ampliamente exportado, cuya producción en México supone el 30% de la cosecha mundial, según datos de la Secretaría de Economía.

Sin embargo, el principal socio importador de México ha declinado por primera vez la exportación del “oro verde”. Estados Unidos rechazó el pasado miércoles 18 de enero un cargamento de cien toneladas de aguacate a pesar de que este fue autorizado hace ocho meses por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

El bloqueo de la mercancía podría ser una de las medidas proteccionistas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El triunfo del magnate ha tenido un impacto directo en la economía mexicana, la cual se ha visto agravada ante la amenaza de Trump de imponer un arancel del 35% a los coches fabricados en México y vendidos en Estados Unidos. La declaración acabó con inversiones de miles de millones de dólares por parte de las automotrices Ford y General Motors en la República.

El sector automotriz en México se ha convertido en una de las industrias más favorecidas a nivel nacional después de la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con Estados Unidos y Canadá en 1994.

En consecuencia, en 2015 el país obtuvo una cifra récord de 3.4 millones de unidades de coches producidas, lo que significó un aumento del 5.6% en la producción de automóviles, según la Asociación Mexicana de la Industria (AMIA).

Ante todo, la incertidumbre

Valeria Moy (@ValeriaMoy), directora del think tank México ¿cómo vamos? explicó en entrevista con Hipertextual que el TLCAN ayudó al desarrollo de la industria mexicana y que la salida de Estados Unidos del tratado podría tener repercusiones muy graves para México.

Donald Trump afirmó después de su toma de posesión el pasado viernes 20 de enero que tiene pensado modificar el TLCAN, pero todavía no se ha detallado qué tipo de cambios tiene en mente el nuevo presidente estadounidense.

No sabemos hasta dónde llegará el afán proteccionista, pero el presidente tiene la facultad para salirse [del TLCAN] porque él quiere. Para Estados Unidos es un acuerdo, ni siquiera es un tratado. Trump puede romperlo unilateralmente y lo único que tiene que hacer es avisar al Congreso.

En el hipotético caso de que Donald Trump decida abandonar el acuerdo que permitía el libre comercio entre México, Canadá y Estados Unidos, la economía del país gobernado por Enrique Peña Nieto podría acabar con sus principales industrias.

A nivel social, la bajada de las inversiones en el sector automotriz provocaría una reducción del empleo y menor actividad productiva. “Si las empresas empiezan a cerrar fábricas, vamos a tener una molestia social y un rechazo”, sostiene la economista.

Por otro lado, el proteccionismo que Donald Trump quiere aplicar supondría también un cambio en la forma de producción, no solamente para México, sino también para Estados Unidos. La especialista afirma que un automóvil cruza la frontera entre los dos países unas ocho veces durante su fabricación.

Lo importante es la integración, hay que pensar que los componentes vienen de muchos lugares. No hay coches que se hayan fabricado solamente en un país. Ese es el mayor problema: si cierras las fronteras rompes la integración comercial

Las pantallas planas, en peligro

México es el primer exportador y productor a nivel mundial de pantallas planas, y concentró en 2015 el 26.3% de las exportaciones en todo el mundo, según la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco).

Estados Unidos, al igual que en el sector automotriz, es el principal cliente de México. Si Trump decide abandonar el TLCAN e imponer medidas más proteccionistas en la frontera, la producción de las pantallas planas podría disminuir considerablemente.

En este contexto, Valeria Moy apunta que es necesaria la intervención de un Gobierno con capacidad estratégica para poder planear todos los problemas que pueden llegar. “Es un reto enorme, porque no veo a nuestros gobernantes con una mentalidad estratega”.

La especialista explica para Hipertextual que México ve la salida de Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio como algo dramático. A pesar de las dificultades, Moy sostiene que “no sería el fin del mundo”.

Podríamos apegarnos a las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y poner aranceles más altos. Trump dice que quiere crear un arancel en Estados Unidos pero eso no está permitido por la OMC. Podría salirse de la organización y hacer lo que quisiese, pero eso sí sería un problema. Los equilibrios comerciales se romperían por completo.

La segunda opción de Trump consiste en una modificación de algunos puntos del Tratado. Todavía no se tiene información sobre los puntos que Trump querría cambiar, pero Valeria Moy ha puesto de relieve alguno de los temas que podrían ser editados en el acuerdo.

La reforma energética de 2013 provocó que el Gobierno mexicano ya no tuviera control sobre la exportación o importación de la energía mexicana. A partir de ese momento, México tiene la opción y capacidad de vender o comprar energía a diferentes países. La exportación energética podría ser uno de los puntos incluidos en una modificación del TLCAN, así como otros bienes no incluidos en el tratado actual como las telecomunicaciones o la electrónica.

Los planes que Donald Trump tiene respecto al TLCAN pueden marcar un antes y un después en la economía mexicana. Las industrias en las que la República fue líder podrían verse afectadas por las nuevas políticas proteccionistas del magnate. Sin embargo, todavía no está claro hasta qué punto puede llegar el afán proteccionista de Trump y cómo puede afectar a la economía mexicana. Donald Trump es como abrir la caja de Pandora: no se sabe qué puede contener y qué consecuencias puede traer para la vida diaria y economía de los mexicanos.

Siguiente Noticia:
Noticia Anterior:

Comentarios