Un zoo con animales robóticos: Petting Zoo

Durante los últimos años y décadas, las figuras de los zoológicos han saltado a la escena en muchos casos por parte de colectivos que pedían sus cierres, reformas o al menos replanteamientos. Muchos de estos zoos quedaron atrás por ser simples escaparates en los que los animales vivían completamente enjaulados, sin margen de movimiento, sin ninguna otra actividad posible en su día a día que no fuese comer y sentarse en su jaula a contemplar a los visitantes.

De aquellos zoos se pasó a otro concepto de zoológicos: abiertos, más pensados como grandes parques temáticos integrados en la naturaleza, con recreaciones lo más fidedignas y espaciosas posibles para que los animales se sintiesen cuanto más en su entorno, mejor. Los zoos compuestos de barrotes y suelo metálico para los animales fueron siendo desterrados como idea. Un ejemplo de esta adaptación es el Bioparc de Valencia.

Petting Zoo

No obstante, hay quien va un paso más allá. Con evitar la cautividad de los animales como uno de sus motivos, nació Petting Zoo, un zoo compuesto en su totalidad de animales robóticos que si bien no guardan una apariencia demasiado similar a la de los animales que emulan, sí intentan reflejar su comportamiento, su carácter, e incluso su respuesta a los visitantes.

Para ello, los animales robóticos hacen uso de cámaras Kinect, desarrolladas por Microsoft para sus videoconsolas Xbox 360 y Xbox One. Gracias a ellas pueden observar a los espectadores, seguir e interpretar sus movimientos, y responderles con movimientos o pequeños destellos de luz.

Además, los animales robóticos son capaces de aprender unos de otros para afinar cada vez más en sus movimientos y respuestas, así como ofrecer respuestas más complejas a sus espectadores e incluso a sus compañeros de zoo.

Más información en la web del  proyecto: Petting Zoo FRAC Centre – Minimaforms.

Quizás también te interese

The post Un zoo con animales robóticos: Petting Zoo appeared first on Think Big.

Siguiente Noticia:
Noticia Anterior:

Comentarios